(0236) 442-2430

Av. San Martín 288 ,Junín, Buenos Aires.

Alfa Romeo Giulietta Veloce TCT 240 CV, a prueba

Carlos

Hoy tenemos ante nosotros el Alfa Romeo Giulietta Veloce , el modelo más potente de la gama del Giulietta 2016. Desde la llegada, allá por 1976, del Golf GTI la categoría de coches compactos siempre ha sido prolija en desarrollar modelos de carácter deportivo, sin por ello renunciar a una practicidad diaria.

Con la llegada del Giulia Quadrifoglio Verde, en el cuartel general de la marca milanesa decidieron reservar este apelativo para las variantes realmente extremas. Al mismo tiempo, se retomó otra denominación histórica, la de Veloce, para esos modelos de corte deportivo sin radicalismos.

Los cambios de esta versión no son demasiados respecto a las del anterior Giulietta Quadrioflio Verde. Siguen montando el mismo mecánica gasolina de 240 CV, que también equipa uno de los estandartes de la marca, el Alfa Romeo 4C 2013. Habíamos tenido la suerte de probarla en una intensa mañana en el circuito del Jarama (ver prueba del Giulietta QV y prueba del 4C), pero sin duda es mucho mejor contar con el coche una semana para conocer mejor todos sus puntos fuertes y débiles.

¿Cuenta este nuevo Alfa Romeo Veloce con argumentos para hacerse un hueco en el difícil segmento de los compactos deportivos? Desde luego, es con diferencia el más rápido de la gama y tiene una imagen más que sugerente. Pasemos a conocerlo mejor.

Exterior

No se puede hablar de la actual Alfa Romeo sin mencionar al Giulia, el coche que ha supuesto el renacer de la histórica firma italiana. Devolvió a la marca a un segmento que, por prestigio, jamás debería haber abandonado y al mismo tiempo subió el caché de su posicionamiento en el mercado.

En este panorama, los dos productos de volumen de la gama anterior, el MiTo y el Giulietta (los 4C y 4C Spider podemos considerarlos como una “declaración de intenciones”), quedaron un poco descolgados. Es por ello que el pasado año se actualizó la imagen de ambos, introduciendo en ellos la línea del Giulia y el Stelvio 2017.

Respecto al anterior Giulietta 2010 , hay diferencias de calado. Una de las más evidentes se encuentra en la calandra, que pasa de unas franjas cromadas horizontales para dar paso a cubrirse con una malla tipo panal de abeja, que se usa también en la entrada de aire inferior.

Cambia también el paragolpes  y, en la zaga (una de las zonas más logradas, por cierto), se han limitado a cambiar el emblema Giulietta. Abandona el centro para pasar al lado derecho, empleando una tipografía similar a las de los últimos lanzamientos (mucho menos “italiana” que la anterior). No hubo cambios en las medidas. Mide de largo 4.351 mm, por 1.798 mm de anchura y 1.465 mm de altura. Las cifras habituales del segmento. Y poco más, aparte de nuevos colores para la carrocería y diferente oferta de llantas.

Pero no estamos ante una versión convencional, ni mucho menos. Si una “normal” tiene un diseño que enamora, los aditivos del Alfa Romeo Giulietta Veloce hacen que provoque aún más. Lo más obvio, los paragolpes delantero y trasero específicos, los faldones laterales que logran que la carrocería parezca más musculada.

Las llantas de 18 pulgadas (con el diseño de cinco orificios característico de la marca desde hace décadas), que dejan entrever pinzas de freno Brembo en color rojo, son otro de estos elementos exclusivos. Como las ópticas con fondo en efecto fibra de carbono y el acabado antracita brillante en espejos, tapa de faros antiniebla y manecillas de las puertas.

En la zaga podemos encontrar una doble salida de escape y también hay algunos emblemas Veloce a los lados. Pero, a pesar de todo ello, no pierde el carácter discreto, en comparación con otros rivales, del que siempre ha hecho gala Alfa Romeo, incluso en sus deportivos.

Interior

Respecto al anterior modelo, no hay demasiados cambios respecto al modelo anterior… y se nota en bastantes aspectos. No es que el diseño sea malo, pero si lo comparamos con vehículos de marcas premium sí está algo por debajo en calidad de materiales y ajustes.

También se nota en el apartado tecnológico. Hoy en día un aspecto de vital importancia en todos los segmentos es la pantalla del equipo multimedia y de navegación. Cuenta con navegador y Uconnect Live, por lo que es compatible para usar aplicaciones de teléfonos móviles compatibles con Apple Car Play y Android Auto, pero sus 6,5 pulgadas se queda algo pequeña.

El volante tiene un tamaño bastante grande, con un diseño (más o menos) de tres radios. Forrado en cuero de buen tacto, tras él encontramos un cuadro de relojes con dos esferas principales en los laterales y en medio una pequeña pantalla gris donde se ofrecen datos del ordenador de a bordo principales y ajustes varios. No me gustó que debes emplear unos botones a la izquierda para moverse por los menús y hacer cambios, poco ergonómico.

Cuenta también con unas pequeñas levas, que se mueven unto al volante, de un tamaño muy pequeño (casi ridículas si las comparamos con las del  Alfa Romeo Giulietta de nuestra prueba).

En la consola central, bajo la pantalla, están los mandos del climatizador, que no dependen en absoluto de la pantalla (algo de agradecer). Algo más abajo hay un pequeño hueco para dejar objetos (apenas el móvil), una única conexión de USB y de tarjeta SD, el mando DNA (hablaremos más tarde de él, sirve para cambiar los modos de conducción) y un mando para el avisador de la ayuda al aparcamiento. Todo esto ante eldel cambio automático.

Entre los asientos tenemos el freno de mano convencional y un par de huecos reposabebidas, que quedan en una posición algo retrasada para mi gusto. Hay un lugar para dejar pequeños objetos, con suelo de goma para que no se muevan… pero quedan a la vista, al carecer de un cofre entre las butacas. Ojo, que cuenta en el salpicadero con una pequeño espacio cerrado, que puede servir para esta función, pero no es muy grande. La guantera sí cuenta con una buena capacidad… pero las bolsas de las puertas no son demasiado amplias tampoco.

Lo mejor del coche son los asientos delanteros. Dos buenos butacones, amplios pero que sujetan el cuerpo bastante bien. Su diseño está muy conseguido y los materiales con los que están tapizados (cuero y Alcántara, con costuras en rojo en contraste) da mucha sensación de calidad, muy por encima del resto del habitáculo.

Son tan amplios esos asientos delanteros que restan espacio para las rodillas en las plazas traseras. Si delante se va bastante holgado, no ocurre lo mismo detrás. También la línea del techo condiciona ligeramente la altura disponible para personas excesivamente altas y un tercer ocupante no irá tan cómodo en el centro como en las plazas laterales (que no disponen de reposabrazos, por cierto). No es que haya mucho menos espacio que en otros compactos, pero sí tiene algunas limitaciones.

Maletero

El Alfa Romeo Giulietta tiene un maletero con 350 litros de capacidad. Es una cifra correcta para su tamaño y tiene unas formas bastante regulares. Cuenta con luz en un lateral, una toma de 12V, algunas perchas para colgar bolsas… y está bastante bien rematado en general.

Si necesitamos ampliar el espacio pueden abatirse los respaldos de los asientos traseros en dos partes, en proporción 60:40. Así conseguirás hasta 1.045 litros de capacidad, si bien el espacio resultante no forma una superficie totalmente plana. Cuenta con una pequeña trampilla que puede ser útil para transportar objetos largos (como esquís), sin renunciar a contar con cuatro plazas.

Bajo el piso del maletero no hay un espacio extra para dejar cosas, tan sólo un hueco para el kit de reparación de pinchaos (si bien da la sensación de que podría contar con una rueda de repuesto temporal).

Interior

Además de toda la diferenciación estética de esta versión que ya hemos detallado en el apartado de diseño, el Alfa Romeo Giulietta Veloce cuenta con  faros antiniebla delanteros, luces de conducción diurna de tipo LED, faros bixenón adaptativos, sensores de lluvia e iluminación, retrovisores exteriores calefactados con regulación y ajuste eléctrico, climatizador bizona…

No puede disponer de algunos sistemas de ayuda a la conducción cada vez más comunes como la alerta por cansancio, el aviso por cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo o vigilancia del ángulo muerto (para eso habrá que esperar a la siguiente generación). No falta no obstante, airbags frontales, laterales y de cabeza en plazas delanteras, airbags de cabeza traseros, sistema antibloqueo de frenos ABS, control de estabilidad VDC, control de tracción ASR, asistente en frenadas de emergencia BAS, asistente al arranque en pendientes, sistema de monitorización de presión de neumáticos TPMS, control de velocidad de crucero, sensores de aparcamiento delanteros y traseros..

Para mejorar el apartado dinámico, está la suspensión deportiva, diferencial electrónico Q2, el control dinámico de la conducción Alfa DNA… Y dentro cuenta con los asientos y volante deportivos, el ordenador de a bordo, sistema de navegación Uconnect con pantalla táctil de 6,5 pulgadas, MP3, toma USB y auxiliar, Bluetooth

Todo esto, por un precio bastante elevado, de 37.880 euros. Si bien es un coche con 240 CV (que no son pocos) es más propio de una marca Premium… pero es difícil de justificar por terminación y un equipamiento tecnológico algo justo.

No obstante es sencillo encontrar ofertas de Alfa Romeo Giulietta en concesionario oficial, publicadas por los concesionarios oficiales de la marca en toda España, en nuestra sección de coches nuevos. Te recomendamos también utilizar nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

Sin duda, el gran protagonista del Alfa Romeo Giulietta Veloce es su motor, el 1.7 TB. Se trata de una mecánica de gasolina de cuatro cilindros, con 1.742 cc, turboalimentado. Entrega 240 CV de potencia a 5.750 rpm, con un par máximo de 340 Nm a 2.000 rpm.

Entrega todo este caudal de fuerza a las ruedas delanteras mediante un cambio automático TCT de seis relaciones, una transmisión de doble embrague que es la única con la que se puede equipar este propulsor

Debe mover un conjunto que pesa 1.320 kg en vacio. No es de extrañar que tenga unas prestaciones muy buenas. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6 segundos exactos y, de seguir acelerando, podría llegar a los 244 km/h.

Homologa un consumo medio homologado en ciclo mixto de 6,8 l/100 km. Durante nuestra semana de pruebas, en el que combinamos recorridos muy variopintos, con un 10 de ciudad, un 35 por carreteras de montaña y un 55 por autovía, se fue a 8,1 l/100 km. Obviamente, en los tramos realizados a ritmos más altos, no es de extrañar ver cifras por encima de los 9 l/100 km.

Comportamiento

En los primeros kilómetros que realizamos con el coche ya nos damos cuenta de que, a pesar de contar con un motor realmente potente bajo el motor y que las suspensiones son bastante firmes y transmiten a menudo las imperfecciones del piso, es un “deportivo” que puede utilizarse a diario sin problema alguno. Tanto por confort en general como por facilidad de manejo.

Esa es la principal diferencia respecto al 4C. Comparten corazón, (en posición muy diferente), ambos son capaces de ir muy rápido… pero además de la estética envían la potencia a diferentes ejes y mientras el 4C es de esos coches que exigen ser conducidos en cada momento, el Giulietta no es en absoluto complicado de conducir. Es posible asumir un viaje largo sin demasiados agobios, con un habitáculo bien insonorizado… algo que evita, a propósito, el 4C, todo un torrente de sensaciones.

La dirección es bastante directa, en comparación con la asistencia y filtrado de la que hacen gala todos los coches actuales e informa bastante bien de lo que pisan los neumáticos. No me parecieron demasiado adecuados, sin embargo, las gomas Pirelli P-7 Ecoimpact 225/40, ya que hacen que el coche subvire demasiado y sea complicado llevarlo al límite en curva. Son perfectos en un coche sin aspiraciones deportivas, pero poco aconsejables para un coche con las prestaciones de este Giulietta Veloce. Sí me gustaron, por lo eficaces que se demostraron, los frenos (delanteros de 330 mm con las pinzas Brembo de 4 pistones).

El cambio TCT es una solución que viene de emplear un motor de un modelo de propulsión en posición delantera obligaba a ello… sin disparar los costes. Se trata de una transmisión de doble embrague que hace que el coche se maneje de modo muy suave… aunque siempre puede sacársele una pizca más de garra si empleamos el modo Dymanic en elDNA, para ganar efectividad.

Si el par máximo del coche es de 300 Nm a de 1.850 a 4.500 rpm en el modo Normal, alcanzan los 340 Nm en el modo Dynamic en un rango algo menor de revoluciones, de 2.000 a 4.000 rpm. No es una transformación radical del coche, pero sí que el acelerador se vuelve más sensible y las marchas engranan de un modo más rápido, sin llegar a dar tirones, eso sí.

El mando DNA también varía el funcionamiento del diferencial autoblocante electrónico Q2 y de los controles de tracción y estabilidad. Además de los modos Dynamic y Natural existe el All Weather, que establece unos parámetros idóneos para situaciones de baja adherencia.

Veredicto coches.com

El Alfa Romeo Giulietta Veloce queda enmarcado en el segmento C más prestacional. No un deportivo radical por encima de los 270 CV, pero por encima de los que se mueven en el entorno de los 200 CV (que hay unos cuántos). Desde luego, de mecánica va sobrado.

Siendo un coche rápido, es agradable de utilizar en cualquier terreno. Los consumos no me parecieron exagerados para todo lo que puede dar de sí, pero es cierto que hay coches con similar filosofía que gastan algo menos.  En lo dinámico, lamento no poder haber probado una unidad con una unidad con neumáticos más enfocados al agarre y menos pensados en tener baja resistencia a la rodadura.

Su punto fuerte sigue siendo (y ya van siete años que fue presentado el modelo original) el diseño exterior. Esa distinción tan propia de la marca y con tantos adeptos, que hace que se le puedan personar algunas de las carencias de habitabilidad y ergonomía en su interior, así como de tecnología en el equipamiento… siempre que en el concesionario rebajen convenientemente su alto precio recomendado.

 

No hay texto alternativo automático disponible.